El jueves 8 julio llegamos de noche a Córdoba donde nos esperaba con los brazos abiertos Ángela directora de “La Trébola Montessori School”.  Ángela contactó con nosotras a través de una amiga común Maite y tenía mucho interés en saber más sobre lo que hacemos y sobre todo de nuestro juego “Bienvenida a la vida cíclica”. Así que sin pensarlo dos veces compramos los billetes y nos preparamos para el viaje a Córdoba. Para ello imprimimos la primera versión juego en castellano, creamos unas nuevas cartas para trabajar con familias, niños, y sobre todo niñas que aún no menstrúan. Además sacamos la primera tirada del material de “La Rueda de mi ciclo”, un calendario gráfico muy sencillo para conectar el ciclo lunar con el ciclo femenino. 

La estancia en Córdoba ha resultado una experiencia enriquecedora, llena de sincronías, donde mucho de nuestro trabajo previo ha cobrado sentido al sentirse reconocido como necesidad real. 

Trabajar en “La Trébola Montessori  School” es un lujo: un espacio cuidado y respetuoso dónde hemos corroborado que sí, que una vez más nuestro juego “Bienvenida a la vida cíclica” sirve para todas las edades en este caso (6 a 14 años). Los ojos de par en par, las bocas sonrientes, las palabras curiosas hechas preguntas y los cuerpos relajados y abiertos al conocimiento. Además estamos tan alegres porque hoy, lunes el día de nuestro regreso, a la mañana hemos tenido oportunidad de hacer un viejo taller de “Movimiento-Seitai y expresión” que facilitábamos los primeros años en que nos conocimos Patricia y Lila.

Regresamos alegres, satisfechas, llenas de gozo y lo mejor, llenas de ilusión porque en Octubre regresamos a Córdoba a iniciar un ciclo de talleres de “Vida cíclica” y con la ayuda y acompañamiento de Ángela nos volvemos con ideas valiosas para crear nuevos materiales para conseguir nuestros objetivos y cumplir nuestra misión.

Se acerca la hora de llegar a nuestros hogares y sobre todo antes que el tren pare y este artículo termine, es el momento entonces de agradecer la acogida y el acompañamiento a la extraordinaria familia de Ángela: Raúl, Julieta, Ariel, Nilo y abuelos, abuelas, tías, sobrinas. Agradecemos también la apertura y el sostén del poderoso equipo de “La Trébola Montessori School” María, Blake, Santi, Cristina, Rubén. 

Gracias Córdoba por todo lo vivido y compartido,

¡nos vemos en Octubre!